Loading images...

Por una agricultura sustentable:GUERRERAS ANTE EL CAMBIO CLIMATICO

La campaña CRECE se propone trabajar durante cuatro años por la justicia alimentaria. Los temas abordados son tan diversos y estructurales – precios internacionales de alimentos, acaparación de tierras, trasnacionales sin rostro ni gobierno – que el horizonte se presenta sombrío y pesimista.

En este contexto ¿Qué jerarquizar como problema sin caer en el simplismo?, ¿Cómo apostar a los pequeños productores sin ser criticados por románticos y poco realistas?, ¿Cómo poner rostro y dar protagonismo a quienes están excluidos de las decisiones del sistema alimentario?; en fin, como encarar una campaña optimista en un tema donde las malas noticias son cotidianas.

Estos desafíos fueron asumidos por el equipo de campaña en Bolivia que tomó una opción junto a sus socios nacionales, proponer qué queremos para luego denunciar los peligros que se interponen en nuestra utopía. De esta premisa surge la idea de poner a las mujeres en el centro, valorando sus capacidades, reconociendo su creatividad, explorando sus iniciativas productivas que en muchos casos conllevan siglos de sabiduría ancestral y una natural convivencia con la tierra en una compleja relación de reciprocidad y cuidados… y lo encontrado en este campo ¡si eran buenas noticias!.

La consigna de la campaña surgió en una conversación con Erminia Guaji, productora en los llanos amazónicos y una de las protagonistas que se presentan. Erminia plantea: “la vida nos ha hecho guerreras frente al cambio climático, y es una batalla que no pensamos perder”. Ese era el optimismo que necesitábamos contagiar y por ello la campaña invita a conocer, junto a Erminia, las visiones de Lucia Quispe, quien lucha contra el deshielo de la montaña; Irene Guzmán, quien siembra sin destruir la Amazonía y Audea Pérez, cosechadora de lluvias en el Chaco.

En el problema de la justicia alimentaria las mujeres productoras y consumidoras son quienes mayor probabilidad tienen de ser afectadas. En el campo de la producción, son quienes trabajan con recursos más precarios pero también quienes mantienen la diversidad de productos alimentarios y quienes están – en la propia práctica – innovando para adaptarse a los cambios. Por otra parte, como consumidoras, son quienes pueden genera cambios en nuestro hábitos alimenticios ya que son quienes compran y preparan nuestro alimento en las ciudades. Así, en un contexto de adaptación al cambio climático, las mujeres se constituyen en un poderoso recurso para plantear una solución.

Como parte de la campaña CRECE en Bolivia, Oxfam – en alianza con REMTE y Fundación Solón – plantea una campaña social que aborde los problemas antes descritos con propuestas de solución inspirando las políticas públicas desde las estrategias concretas de adaptación desarrolladas por mujeres en cuatro zonas de Bolivia: altiplano, valles, chaco y amazonia.

La campaña desarrollada en televisión, radio y vallas callejeras tiene un único mensaje:

la agricultura sostenible que soñamos ya está siendo implementada… con manos de mujeres.

Post a Comment